EL SEPULCRO ESTÁ VACÍO…

…¡HA RESUCITADO!

Señor Jesús: ¡vives!, ¡existes!, ¡eres!, ¡estás!. no tuvo la muerte la última palabra. Un amor tan grande no podía aceptar acabar en un sepulcro. Un amor tan grande no podía quedar en la muerte. Un amor tan grande vence la oscuridad, la muerte, el silencio. Ya se pueden cantar los himnos de victoria de los redimidos, porque Tú ya has triunfado.

Bendito, Santo y Feliz Señor Jesús. ¡Resucitó de veras mi amor y mi esperanza! Resucitó mi Señor. Tú que llenas mi existencia, Tú que le das sentido a mi vivir, Tú que vives siempre para interceder en mi favor, Tú que eres el Dios Amor, el Dios cercano, el Dios amante. ¡Bendito seas Santo y feliz Jesús!
Esta Pascua, Señor, es una hermosa fiesta de amores, amores divinos y amores humanos. El tuyo tan grande y maravilloso, el mío tan pequeño y mediocre; pero Tú, con tu entrega y tu victoria lo transformas todo y en Ti, Señor, somos llevados a la gloria del Padre.

Gloria a Ti, Cristo nacido por amor.
Gloria a Ti, Cristo anunciador de la Buena Nueva.
Gloria a Ti Cristo entregado por amor.
Gloria a Ti Cristo resucitado por el Padre. Santo y feliz. Vivo para siempre.

Ya la Vida, que eres Tú mismo, tiene la última Palabra. Ya la vida tiene un sentido nuevo. Ya nosotros vivimos en la esperanza del triunfo del Bien. Allá en el Calvario parecía que el mal vencía, pero no, Señor, tu entrega triunfa sobre la muerte y el pecado.

Cristo Resucitado, vence en nosotros el poder del mal.
Cristo Resucitado,resucita en nosotros tu salvación.
Cristo Resucitado,Contigo damos gloria al Padre BUeno.
Cristo Resucitado, junto a María, la Madre fiel, bendecimos tu Redención.
Cristo Resucitado, junto a nuetsra Beata Madre Carmen, hoy te decimos:

¡Bendito seas, Señor, que tanto nos quieres!