EL SEÑOR DICE…

«No os dejaré solos; conviene que yo me vaya para que venga el Consolador y recibáis la fuerza del Espíritu Santo«