EL SEÑOR…

…Me dio Hermanas
Con Gran alegría recibíamos ayer una nueva hermanita en nuestro pequeño noviciado. Su nombre Hermana Yerling, llega desde el otro lado del Atlántico, de tierra nicaragüense, para unirse a nosotras.
Con la maleta cargada de deseos de corresponder al Señor y responder a su llamada, hoy comparte con nosotros algunas palabras. Le preguntamos como se preguntaba San Bernardo ¿A qué has venido? ¿Qué te ha traído hasta aquí?

Estoy aquí porque quiero responder a Dios el llamado que me ha hecho en esta Congregación.
También quiero entregar y consagrar mi vida por completo al Señor, el Único que se merece por completo toda mi vida hasta desgastarla.
«Le pido al Señor que me ilumine para que pueda yo responder generosamente cada día con entrega y constancia y ser fiel hasta el final como verdadera esposa de Jesucristo, enamorada totalmente de su misterio de amor.»