EL PADRE PIO DICE…











«El corazón de nuestro Divino Maestro no tiene ley más amable que la de la dulzura, la de la humildad y la de la caridad»