EL LIBRO DE JOSUÉ DICE…


«No se aparte esta Ley de tus labios; medítalo día y noche; así procurarás obrar en todo conforme a lo que en él está escrito»