EL HERMANO RAFAEL DICE…

















«Aprovechemos esas cosas pequeñas de la vida diaria; no hace falta para ser grandes santos, grandes cosas, basta el hacer grande las cosas pequeñas».