«EL AMOR VUESTRO Y EL DE DIOS…

… hoy se encuentran en el cielo».
Hoy con gran alegría, recibe el cielo a nuestra Madre María. Hoy el Hijo sale a su encuentro resplandeciente y transfigurado, y sus Corazones se funden como nunca en un divino abrazo. Hoy el Padre ve a su Hija, radiante y vestida de Sol la criatura elegida y predilecta viene a fundirse en el Creador. Hoy el Espíritu Santo ve engalanada a su Esposa, con el traje de bodas que conservó intacto hasta el final. Hoy todos los ángeles cantan un himno a nuestra Señora porque llega,vencedora,  del destierro a la Patria del cielo . Ella no olvida a sus hijos, ella no nos abandona; la que lleva por nombre Madre, es ahora nuestra más poderosa intercesora.