EL ADVIENTO ES…

…tiempo de espera, de conversión, de esperanza: espera-memoria de la primera y humilde venida del Salvador en nuestra carne mortal; espera-súplica de la última y gloriosa venida de Cristo.

Nosotras, como Hermanas Franciscanas de los Sagrados Corazones cultivamos como rasgo característico de nuestra espiritualidad un inmenso amor a la Humanidad de Cristo; buscamos amar a Dios en el misterio de Belén, es allí donde sufre más y está más humillado.


Nuestro Adviento ha de ser tiempo de conversión, tiempo de vivir la Pobreza de Nuestro Señor Jesucristo, como humildad, alejando todos los estorbos interiores; y como desprendimiento, suprimiendo los obstáculos exteriores.

El Adviento es esperanza gozosa, la promesa se convertirá en posesión, la fe en visión y «nosotros seremos semejantes a Él porque le veremos tal cual es».

NOVIPOST desea que vivamos con intesidad estos momentos, llenos de alegría y gozo como lo hizo María.