¿CUÁNTOS AÑOS…

… TE GUSTARÍA ESTAR JUNTO AL SEÑOR?

Con el Señor, no existe tiempo ni reloj. La respuesta es sencilla, hasta la eternidad. Cuando se da el paso de entregarle todo al Señor no se pueden poner fechas ni limites. Todo es TODO y, como dice Santa Teresa, puedo mirar el Sagrario y decirle “Para siempre, siempre, siempre”.
Él nos ama desde toda la eternidad, desde siempre nos pensó, desde siempre nos amó… ¿podremos nosotros ponerle límite de tiempo? Todo el tiempo es poco para agradecer y dar gracias… ¡No temáis vivir para siempre en sus atrios! Él llena el corazón y lo llena en plenitud.

A partir de hoy, en nuestro blog, iremos contestando a las preguntas que nos habéis estado haciendo durante todo este tiempo. Os animamos a todos a seguir mostrándonos todas las dudas que tengáis, a través de los comentarios.