CORAZÓN DE MI JESÚS…

…guárdame dentro de tí

Te necesito Corazón de Jesús.

Necesito un amigo como Tú,


un amigo a quien consolar y compadecer,

un amigo que me cuide.

Te necesito, Corazón de Jesús

para sentir tu ansioso cuidado,


para contarte todos mis deseos

y compartir todas mis penas.

Dulce Jesús, guárdame a tu lado

junto a Ti todo el día,


guía mis pasos vacilantes;

y aunque caiga diez mil veces,
no temeré, confiaré.

Y Tú me enseñarás ¿no?

cada deber a cumplir;


y esto será mi única delicia:

hacer tu amable voluntad.

Sólo te hago una petición,

esta recompensa imploro:


por cada pensamiento, palabra y acto,

amarte más y más

        Hoy,
junto con toda la Iglesia, celebramos una fiesta muy especial para nuestra
Congregación: el SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS; pues, nuestro Carisma, mira a
Cristo y a María en la grandeza de sus Corazones, esa es la expresión de nuestra
identidad.
    Pedimos al Dulcísimo Corazón de Jesús, que
su amor y su paz reinen en el mundo entero, y que derrame su infinita
misericordia sobre todos los hombres.
      Que el Corazón de Jesús sea nuestro
refugio, nuestra alegría, nuestra confianza, nuestra paz, nuestro amor…
Pensemos, con cuánta ternura y amor nos guarda Dios en su Corazón, y nosotros,
sus criaturas, ¿no podremos amarle aunque sea con el poco y débil amor de
nuestro corazón?
“Amemos a Dios, ya que Él nos amó
primero” (S. Juan)