Convivencia de Adultos en Tiana

21 abril 2012 Tiana, Barcelona.
Para el cristiano, no existe la casualidad, existe la Providencia Divina. Por ello, sin saberlo, el Señor nos reunió en esta convivencia dos días antes de celebrar la Hermanas Franciscanas el 125 de su llegada a tierras Catalanas…

¡¡¡Hola a todos y todas!!! Paz y Bien.

Todavía, después de unos días, resuena en nuestros corazones las voces amigas y entrañables de las personas con las que hemos convivido durante casi tres días en nuestra Convivencia de Adultos de Paz y Bien en Tiana.

Para el cristiano, no existe la casualidad, existe la Providencia Divina. Por ello, sin saberlo, el Señor nos reunió en esta convivencia dos días antes de celebrar las Hermanas Franciscanas el 125 de su llegada a tierras Catalanas.

Todo cuanto rodeó esta convivencia estaba hecho de detalles y de alegría, de sencillez y de generosidad, tanto por parte de las que venían como de las que recibíamos.

“Dónde dos o tres se reúnen en mi nombre, en medio de ellos estoy Yo” ¡Qué cierto es esto, qué cierto y qué palpable se ha hecho en las horas de encuentro, oración y celebración! Y no éramos 2, ni 3, ni 4, ni… Éramos 112 almas en fiesta, la fiesta del Señor resucitado que nos reunía a todos «en un mismo corazón y en una misma alma».

No sólo fuimos a ver al Señor sino también… ¡a Lázaro!, ya que nos brindaron la oportunidad, de ver las Fuentes de Montjuic, ese gran espectáculo de luz, agua y música a los grupos que pudimos escapar de la huelga de pilotos.

El sábado todo previsto para el encuentro con el Señor, cara a cara, y con los hermanos y hermanas que participábamos en la Convivencia de Adultos. El día no pudo ser más rico en actividades:

Acogida de los grupos, oración de la mañana, laudes, charla del Padre que, ya el título nos da una idea de lo hermosa que fue: “Del corazón de Cristo brota la Vida”, ahí lo dejo, que cada una en su comunidad cuente cuál fue su experiencia. Refrigerio, trabajo en grupos, Regina Coeli, comida fraterna… Rosario camino de la Ermita de la Alegría, merienda, puesta en común, Eucaristía y el anuncio de que la próxima convivencia que será en la Residencia de los Sagrados Corazones de Sevilla. Y tras la cena el… ¡¡¡fin de fiesta!!!

Uuf!!! Qué día!!! Se queda en el corazón el recuerdo magnífico de lo vivido. El Señor nos trajo hasta aquí para encontrarnos con Él, para que experimentáramos que Él vive y que nos une a todos en su corazón a través de la Eucaristía.

El domingo, la Eucaristía en la Cripta de la Basílica de la Sagrada Familia de Barcelona, con la posterior visita a su interior. ¡Es sobrecogedor mirar hacia arriba! A una hermana se le escapó este comentario: “¿qué será el cielo? Es impresionante”.

Uniros a nuestra Acción de Gracias por lo vivido, compartido y aprendido en esta hermosa convivencia. Que como María, guardemos todas estas cosas en el corazón y sepamos llevar a todos lo que el Señor nos ha depositado en cada corazón. Que nuestra Madre Carmen nos ayude a ser franciscanos, comprometidos en nuestros ambientes, consagrados o seglares… el estado es igual, lo que importa es el Amor derramado hacia los que tenemos más cerca y hacia todos los que nos necesitan.

¡BENDITO SEA DIOS QUE TANTO NOS QUIERE!

Puedes ver desde aquí las fotografías de la convivencia.