«CONSAGRAOS DE TODO CORAZÓN A VUESTRO ESPOSO JESÚS…

…Y SED MUY CELOSAS DE NO FALTARLE NUNCA Y DE RESPONDERLE COMO ES DEBIDO»


Son palabras de
nuestra Beata Madre Carmen, que en un día como hoy, 20 de Febrero, hace 129
años, dio su definitivo. 129 años en el que el Dios altísimo quiso
consagrarla a su divino servicio, a un don tan grande e inefable como es ser
esposas de Jesucristo;

Es un día 
memorable, día de gozo y alegría que hoy volvemos a recordar dando
gracias a Dios por habernos dado a una madre como ella… Pero ¿qué sintió nuestra madre en aquel preciso momento? Recordamos de sus mismos labios estas palabras:

  “Yo siempre había deseado que por
encima de todo, se cumpliera la Voluntad de Dios en mí.Él había conducido mi
vida , yo solo me sentía instrumento en sus manos; el Señor me concedía la gracia
de emitir los santos votos ¡Consagrarme a Él y ser definitivamente suya era el
mayor anhelo de mi alma!»

Que nuestra madre Carmen encienda en nosotras, novicias, vivos deseos de ser
fieles a la promesa que un día vamos a hacer públicamente, acreciente la fidelidad de nuestras hermanas profesas e interceda por
nosotras ante Dios para dar siempre y en todo lugar el olor del amor y la
ternura, el olor del Padre bueno que guía nuestros pasos.

Hoy nuestros
corazones se unen con sencillez y alegría y repiten junto a nuestra Beata:
 “BENDITO SEA DIOS QUE TANTO
NOS QUIERE”