BENEDICTO XVI DIJO…

«… sed prudentes y sabios, edificad vuestra vida sobre el cimiento firme que es Cristo. Esta sabiduría y prudencia guiará vuestros pasos, nada os hará temblar y en vuestro corazón reinará la paz. entonces seréis bienaventurados, dichosos, y vuestra alegría contagiará a los demás… El secreto de vuestra vida es la persona misma de Cristo, vuestro amigo, vuestro hermano y Señor, el Hijo de Dios hecho hombre, que da consistencia a todo el universo. Él  murió por nosotros y resucitó para que tuviéramos vida, y ahora, desde el trono del Padre, sigue vivo y cercano a todos los hombres, velando continuamente con amor por cada uno de nosotros».
¡Qué gran mensaje verdad!   ¡¡¡Hagámoslo vida!!!