BENDITA SEA LA HORA…

… EN QUE LA VIRGEN DEL PILAR BAJO EN CARNE MORTAL A ZARAGOZA

Omnipotente y eterno Dios que te dignaste disponer que la
santísima Virgen María, Madre tuya, entre coros de ángeles sobre esta Columna
de mármol, enviada del Cielo, viniera viviendo en carne mortal.
Y que esta
iglesia fuese edificada para su honra por el protomártir de los apóstoles,
Santiago, y sus discípulos; te suplicamos por sus méritos e intercesión, nos
concedas alcancemos fácilmente lo que con toda confianza pedimos. Tu que vives
y reinas con Dios Padre, en unidad del Espíritu Santo, por todos los siglos de
los siglos. Amén.