ARCÁNGELES MIGUEL, GABRIEL Y RAFAEL…

…¡BENDECID AL SEÑOR!

“¿Quién como
Dios?” es la enseña,
es el grito de
Miguel,
y el orgullo de
Luzbel
al abismo se
despeña.
Gabriel trae la
embajada divina,
y le lleva al
Padre
el «si» de la Virgen Madre,
del Sol de Cristo
alborada.
Por la ruta
verdadera
Rafael nos
encamina
y nos da la
medicina
que cura nuestra
ceguera.

       Junto con toda la Iglesia, nos
encomendamos a los Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael, para que ellos nos
alcancen de Dios la fortaleza para resistir a las tentaciones, la alegría y
valentía para proclamar el amor de Dios
redentor a todos los hombres y la
confianza de saber que en nuestro peregrinar de cada día no estamos solos,
pues, Dios no abandona a los por puro amor ha creado.