AQUÍ ESTOY SEÑOR TOMA MI VIDA…

FRANCISCANA PARA SIEMPRE QUIERO SER.





Hace un mes nuestra hermana María Jesús tomaba hábito, y aunque un mes pasa rápido, en la vida de una novicia éste viene cargado de sorpresas, favores y gracias que Dios se encarga de ir concediéndole para adornar su alma con las joyas más finas y delicadas que son la mejor ofrenda para su prometido. Hoy le hemos pedido a nuestra hermana que comparta con nosotros parte de esa intimidad que el Señor va fraguando día a día y que esperamos, y oramos, sea para siempre. Veamos que tiene ella que decirnos…

Hoy con Francisco puedo decir: «Mi Dios y mi todo». Hoy el Señor me demuestra, una vez más, que es el que me va acompañando cada día; es el que un día me miró y me dijo «sígueme», y es el que hace un mes me volvió a decir «Te amo con un amor tan infinito que te he escogido para mí, te he vestido con un traje de gala y de triunfo…como a novia que se adorna con sus joyas…»»Nada temas, que estoy contigo»
Al mismo tiempo que celebrábamos el nacimiento de la virgen María, Él me regalaba mi nacimiento a la vida religiosa, por fin Franciscana de los Sagrados Corazones .Así encendía en mi corazón vivos deseos de querer entregarme toda a Él y convertir  mi vida en una continua alabanza a nuestro Señor.
Me revistió con el santo hábito y así me hace signo y presencia de Dios ante el mundo.
Pido al Señor que cada día sea una continuo «sí», una continua entrega en fidelidad e infinito amor. Que siempre tenga los ojos fijos en Él.
Por ello con la alegría de querer ser toda del Señor, pido a la Virgen que, como buena Madre, no me abandone en este camino de crecimiento en la entrega total al Señor. Que Ella me ayude a aprovechar este preciosísimo tiempo de Noviciado para que así no me canse nunca de repetir: «Virgen Santísima hacedme amar a Jesús»