Apertura Tiempo Jubilar en la Casa Madre

El acto ha sido presidido por el Rvdo. D. Antonio Fernández, vicario arcipreste; concelebran sacerdotes de Parroquias y Comunidades religiosas de la ciudad.

Están presentes Hermanas de las Comunidades Ntra. Sra. de la Victoria y María Inmaculada, las Religiosas Filipenses, representantes de la Corporación Municipal y de la Agrupación de Cofradías y devotos de Madre Carmen.

Se inicia en el entrañable ‘patio de los naranjos’

Nuestra Madre General, Madre Joaquina González Salas, dio la bienvenida explicando el sentido de la apertura de las puertas de los dos templos jubilares de la Casa Madre, la Capilla de Madre Carmen y la Iglesia, como inicio de este tiempo de gracia en el que Dios se manifiesta rico en misericordia, en el que reconocemos a Cristo como única puerta para entrar en la salvación y en el que deseamos peregrinar como Iglesia al encuentro del Señor bajo la guía del Espíritu Santo.

«Poder hacerlo en este lugar donde Madre Carmen fundó la Congregación y vivió con las Primeras Hermanas y los primeros alumnos, en este espacio donde nos hallamos reunidos, es, sin duda, un privilegio», afirmó Madre Joaquina. 

Estas palabras fueron el inicio de la celebración que nos adentró de lleno en el Misterio del Amor de Dios manifestado en el Corazón de Jesús conducidos por el ejemplo y la intercesión de Madre Carmen.

Han sido muchas las instantáneas que guardamos en el corazón: la statio y lectura del Evangelio, la proclamación del Decreto, la procesión, la apertura de las Puertas acompañadas del repique de las campanas, la oración hecha canto y silencio, la concelebración de tantos sacerdotes que nos han acompañado, el momento culmen del Sacramento de la Eucaristía al escuchar la Palabra de Amor del Señor y recibirlo en el Pan de Vida, la veneración de la Reliquia de Madre Carmen

>> Ver todas las fotografías desde aquí

>> Ver el reel y noticia en