ALMA BUSCARTE HAS EN MÍ…

…Y A MÍ BUSCARME HAS EN TI.


Hoy se abren las puertas al V centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús, donde queremos hacer memoria de la vida de amor y de contemplación que ella vivió.
 
A ejemplo de esta gran santa, queremos permanecer unidas a Dios por medio de la oración y ser dóciles a su voluntad: “Orar es amar y desear estar amando a solas con Dios, como si sólo Dios y el alma estuviesen en la tierra para amarse” (Sta. Teresa)

«Vuestra soy, para Vos nací:¿Qué mandáis hacer de mí?

Veis aquí mi corazón,

yo le pongo en vuestra palma: 
mi cuerpo, mi vida y alma, 
mis entrañas y afición. 
Dulce Esposo y Redención 
pues por vuestra me ofrecí: 
¿Qué mandáis hacer de mí?» (Sta Teresa) 





En palabras del Papa Francisco: Teresa de Jesús invita a sus monjas a «andar alegres sirviendo» (Camino 18,5). La verdadera santidad es alegría, porque “un santo triste es un triste santo”. Los santos, antes que héroes esforzados, son fruto de la gracia de Dios a los hombres. Cada santo nosmanifiesta un rasgo del multiforme rostro de Dios.




 Cuando los tiempos son “recios”, son necesarios «amigos fuertes de Dios» para sostener a los flojos (Vida 15,5). Rezar no es una forma de huir, tampoco de meterse en una burbuja, ni de aislarse, sino de avanzar en una amistad que tanto más crece cuanto más se trata al Señor, «amigo verdadero» y «compañero» fiel de viaje, con quien «todo se puede sufrir», pues siempre «ayuda, da esfuerzo y nunca falta» (Vida 22,6). Para orar «no está la cosa en pensar mucho sino en amar mucho» (Moradas IV,1,7), en volver los ojos para mirar a quien no deja de mirarnos amorosamente y sufrirnos pacientemente» (cf. Camino 26,3-4).
Pidiendo al Señor que colme de bendiciones, en este V Centenario, a la familia Carmelitana, tomemos  ejemplo de Santa Teresa como «amiga fuerte de Dios» para que ella nos enseñe a tratar a solas con Quien sabemos nos ama.